martes, 8 de noviembre de 2016

TRAS EL RASTRO DE ALICIA | CAPÍTULO 6

Querido Anónimo:



Definitivamente la vida me odia. ¡A ver qué le he hecho yo! Que alguien me lo explique por favor. No me sale ni una derecha. Y pensareis : "Alicia, ¿qué has hecho ahora?". Y yo me reiré y os contestaré: "Pues nada derecho como siempre, no sé de qué os sorprendéis."

Han pasado ya unos días desde que el pavo resucitó. Marion habló con sus padres y les explicó mi situación, obviamente no les digo "¡Eh, tío! Resulta que la niña patosa esa no es de esta época y necesita quedarse aquí hasta que sepa como volver", en resumidas cuentas me han acogido en la familia. Love, love, love. Hasta aquí todo perfecto. Me tratan como una más. El problema vino días después.
Por ahora, me tienen ocupada con todas las normas que tienen los finolis estos.
Que si hay que sentarse recta y apoyar las manos DELICADAMENTE en el regazo -acabo de conocer esta palabra, en el proceso me llevé un collejón de Marion así sin más por to'a la cara-, que si que no hay que mirar a las personas a los ojos, que si los modales en la mesa, que si pitos que si flautas.....
Total, se piensan que tengo menos protocolo que Pocholo.
Otro caso aparte son los dioses griegos causantes de "el resurgir del pollo" con su belleza divina. Es aquí donde viene el momento patética del día/semana/mes/año infinito.
A Lucía se le ocurrió la maravillosa idea de pasar el día en la casa de campo de la familia -riquillos tenían que ser encima de to'o-, ya puestos para rematar los gemelos insistieron en montar a caballo y rodear la casona. Solo los gemelos y Lucía estuvieron de acuerdo con la propuesta, así que, la que ahora me recuerda a mi amado Alan, tiró de mí para que fuese con ella.

Cuatro caballos nos esperaban a las puertas del establo. ¿He mencionado en algún momento que yo no sé nada sobre el pedazo de bicho que tengo que domar?¿No? Ups. Me limité a observar lo que hacía Lu e imitar, lo demás tiene que ser como las pelis, mover los pies y tirar de las riendas. Pues no. Parece que nunca aprendo. La vida no es como en las películas. Recalco, no es como en las películas, no imitáis lo que veis. Consejo de Alicia for everyone. Si no lo seguís probablemente parecerá que os está dando un ataque o que simplemente sois estúpidos, como yo en este caso -no es que me esté haciendo autobulling es que pasar tanto tiempo con una persona que te machaque tanto al final deja huella. Sí querido Alan, esto es por tu culpa-.
Me planté en todo lo alto del caballo espatarrá, sujetando las riendas y esperé.

-Se pude saber qué estás haciendo

Miré a mi alrededor buscando el dueño de la voz topándome con Lucía.

-Pues montar a caballo, ¿qué sino?

-Alicia, cariño, si Marion te viera necesitarías más de un caballo para huir. Con todo lo que ha costado enseñarte modales y a la primera de cambio...... En fin.

-Lucía, no se montar. - expliqué tirando del bicho que no se estaba quieto- O monto así o no monto.

Una vez ganada la discusión - o eso creo, aunque empiezo a pensar que me dio la razón como a los tontos- y explicar lo sucedido a unos gemelos extrañados por mi comportamiento, emprendimos camino tras los árboles. Al principio íbamos lento para que me acostumbrara -con decirte que montaba peor que Mario Vaquerizo....-  pero conforme avanzábamos, la marcha fue subiendo de ritmo hasta el punto de quedarme yo sola en mitad de vete tu a saber dónde rodeada de árboles y esas cosas. Reflexionemos juntos. ¿Qué puede salir mal? Todo y cuando digo todo es todo.

Avancé temeraria topándome con un río, así que, vuelta pa'a atrás. De repente un ruido provoca que el animal se asuste y se sostenga sobre sus patas traseras, me tire y salga corriendo. El golpe que me dí fue más gordo que la hostia que se metió Fidel Castro, para que te hagas un idea, no me he matado de milagro. Tragándome el llanto me levanto e intento recordar por dónde vine para poder regresar.
El laberinto de árboles mareaba de tal forma que ni cuenta me dí de que oscureció. Cansada, me siento en un tronco y espero un milagro.

Dios que yo he sido buena niña. ¡Quiéreme! Lo que echo de menos al viejo Patricio...... El viejo coche de Alan que tenía mapas de todos los sitios en la guantera. Lo que me hace falta ahora mismo un mapa de esos. Y pensar que Patricio esté en un desguace. No se lo merecía, pero el pobre no daba más. Nos dejó tirados de camino a Barcelona y Alan decidió que era el final del coche. ¡Asesino! ¡Todavía le quedaban años por delante! ¡Era tan joven! Stop dramas, realmente Patricio era más viejo que Matusalén. El pobre se desmontaba solo.

¿Por dónde iba que me pierdo? ¡Ah, sí! Que me senté en un tronco.
Resulta que el mal de todos los males se hallaba en él. Avispas. Sí señor. Un ejército completito armado hasta los dientes bajo mi culo que al sentir el movimiento que provoqué al sentarme se preparó para la tercera guerra mundial. Si te digo que salí por patas esta expresión se le queda corta a lo que hice. Volé. Si,si. Como el pavo.
Esquivé árboles, salté piedras, me comí todas las ramas que había por el camino pero en ningún momento me paré. Tanto fue así que ni cuenta me dí que salí por un camino que daba a la casona.
Imagínate el percal que monté cuando llegué corriendo llena de mierda, ramas, hojas, sudando por la maratón y con las avispas por detrás. Animals love Alicia.
Lo primero que hicieron fue hablarme/regañarme pero en cuantito que vieron los bichos se esfumaron. Yo seguía corriendo como una loca hasta que me topé con una especie de acequia. Tonta de mí al no pensar en la poca profundidad y darme cuenta de ello cuando me tiré de plancha a ella.
Yo no sé qué paso con las avispas lo mismo pensaron que no merecía picar a una persona tan imbécil, el caso es que la guantá que me metí no fue chica y pa'a postre Marcos y Hugo estaban saliendo de la casona al escuchar tanto ruido, o sea, que lo vieron todo.
Si yo intentaba parecer cool e interesante creo que así no lo voy a conseguir. De todas formas los métodos que voy a seguir a partir de ya para conquistar son infalibles- son de Salvat-. O eso dice Alan. No me falles.
Que comience la operación conquista de buenorros a dos bandas.


GROSSES BISES


sábado, 29 de octubre de 2016

RESEÑA: READY PLAYER ONE, ERNEST CLINE

Querido Anónimo:

Hablemos sobre el libro Ready Player One.

 Autor: Ernest Cline

 Editorial: Ediciones B 

 Fecha de publicación: 16 de noviembre de 2011

 Género: ciencia ficción, ficción utópica y distópica

 Paginas: 462

 Precio: 17,10 €



"La realidad no me entusiasma, pero sigue siendo el único lugar donde se come decentemente".

Sinopsis

Estamos en el año 2044 y, como el resto de la humanidad, Wade Watts prefiere mil veces el videojuego de OASIS al cada vez más sombrío mundo real. Se afirma que esconde las piezas de un rompecabezas diabólico cuya resolución conduce a una fortuna incalculable. Durante años, millones de humanos han intentado dar con ellas, sin éxito. De repente, Wade logra resolver el primer rompecabezas del premio, y a partir de ese momento debe competir contra miles de jugadores para conseguir el trofeo. La única forma de sobrevivir es ganar.

Resumen

Ready Player One nos sitúa en el año 2044, cuando la falta de recursos energéticos, y sobre todo de petróleo, ha originado una crisis mundial donde la gente no tiene ni para comer. La miseria y pobreza inundan las calles de todo el mundo, siendo solo unos pocos afortunados los que disponen de trabajo, y por lo tanto pueden disfrutar de una buena vida, mientras que el resto de la población subsiste en condiciones realmente lamentables, y el único alimento del que disponen es el proporcionado por el estado. Por suerte hay un modo de huir de esta horrible realidad: OASIS.
"Casi siempre la vida del ser humano es repugnante. Los videojuegos son lo único que la hacen soportable". Almanaque de Anorak - Nivel Uno
OASIS es un videojuego de inmersión virtual al que cualquiera puede acceder gratuitamente y en el que dispones de completa libertad para hacer cualquier cosa. Por esto no es de extrañar que gran parte de la población lo prefiera antes que sus lamentables vidas, pasando así horas y horas conectados a él.
Una de estas personas es nuestro protagonista, Wade, un adolescente completamente enfocado en encontrar el “huevo de pascua Halliday”. Por ello ha empleado prácticamente toda su vida a investigar a James Halliday, el multimillonario y creador de OASIS, y también la persona que dejó toda su fortuna al morir dentro del juego.
"Os asombraría todo lo que se puede investigar cuando uno no tiene vida propia. Doce horas al día, siete días a la semana, son un montón de horas destinadas al estudio".
En vida, James fue una persona obsesionada con todo lo relacionado con los años 80, época en la que vivió su adolescencia, por lo que Wade ha visto cada serie, leído cada libro y escuchado cada canción de esta época, siendo un experto en los 80 y en la vida del multimillonario, ya que todo el mundo piensa que esa es la clave para encontrar el huevo.
Pero él no es el único que va detrás de esta gran fortuna. Millones de personas lo hacen, incluyendo a la multinacional IOI, que busca no solo hacerse con el huevo, sino con el completo control del juego para manejarlo a su antojo, por lo que harán cualquier cosa para conseguir su objetivo.

Opinión

Para ser sinceros, he de decir que este libro no me ha gustado tanto como me esperaba, pero ojo, con eso no quiero decir ni mucho menos que no haya sido de mi agrado. El problema es que mucha gente me habló de lo increíble que era, y de lo muchísimo que les había encantado, por lo que yo me creé una gran expectación, y al final no me pareció que fuese para tanto, por lo que me sentí un poco decepcionada. Es cierto que trata muchos temas interesantes y el autor los sabe combinar bastante bien, pero el problema viene a la hora de desarrollarlos. Había partes donde me enganchaba completamente y no podía parar de leer durante horas y horas, mientras que otras me costó días, porque se me hacían realmente lentas. No digo que sea aburrido, pero en muchas ocasiones se hace muy pausado. Y la verdad da un poco de rabia, ya que hay muchísimas referencias a videojuegos, grupos de música, series de televisión… de los años 80, que llevados de una buena forma lo habrían hecho un libro muy interesante, pero en cambio lo han hecho ser algo pesado en ocasiones. Pero este no es el principal motivo por el que no me ha acabado de convencer del todo, sino la manera el que se ha desarrollado la historia. La idea de ir reuniendo las pistas para poder pasar al siguiente nivel del rompecabezas me parecía muy interesante, en cambio apenas se le ha dedicado tiempo a esto, y ha sido más bien como si al protagonista simplemente se le encendiese la bombilla y obtuviese la respuesta sin más, lo que ha hecho que sobre todo la última parte del libro, donde debía encontrar la última barrera que le separaba dela fortuna, se hiciese demasiado precipitada. Así que en mi opinión el libro ha quedado de esta forma: unas partes donde la historia tenía un buen ritmo y te enganchaba completamente, otras donde se hacía muy pesado, y la última parte donde el autor ha corrido más de la cuenta. Evidentemente esta es solo mi opinión, y no pretendo criticar al autor ni mucho menos, ya que como he dicho antes, que no haya sido tan bueno como me esperaba no significa que no lo sea, y prueba de esto es que es un libro bastante completo, y que trata muy diversos temas, como la realidad virtual, el agotamiento de los recursos energéticos, y también tiene su parte de romance, lo cual nunca está de más. También me gustaría añadir que me encanta la portada. Es simple pero encaja muy bien con el contexto del libro y los colores me parecen muy bonitos. 

Conclusión

Ready Player One es un libro que recomiendo si te gustan los videojuegos, la informática, la ciencia ficción, o si simplemente te interesa conocer algo más sobre la cultura de los 80.  No ha sido de mi completo agrado básicamente por lo que he dicho antes, pero también debo de decir que de igual forma que hay gente que comparte mi opinión, también los hay que les ha parecido una completa maravilla, por lo que te animo a que lo leas y dejes en los comentarios tu opinión sobre el mismo. 
Por último, y como dato adicional, la película de este libro se estrenará en la gran pantalla el 15 de diciembre de 2017, dirigida por Steven Spielberg.

GROSSES BISES

miércoles, 26 de octubre de 2016

TRAS EL RASTRO DE ALICIA | CAPÍTULO 5

Querido Anónimo: 


Me incorporo con la ayuda de Marcos e intento a duras penas acomodar mi vestido. Noto la sonrisa plasmada en los rostros de cada uno de los presentes. Oye, por lo menos sirvo como bufón - ¡Mamá, siéntete orgullosa de tu Alicia! ¡Soy buena en algo! Ya no te puedes quejar-. Recuerdo que cuando Alan se caía o le pasaba algo se levantaba orgulloso como si nada hubiese pasado y seguía andando como una diva de Hollywood, si a él le funcionaba a mi también debería funcionarme.
Con todo el orgullo que pude recoger me dispuse a salir de ahí. Pecho arriba, culo para fuera. Paso cerca del guaperas que me deja el camino libre con inquisitiva mirada. Un momento. ¿Qué carajos estoy haciendo, si ni siquiera se dónde ir? Aborten misión. Paro en seco y me doy la vuelta. Como la vida me quiere tanto envió a un pequeño ángel a salvarme de tan patética humillación.
Isabel tiraba de mi vestido para que mi mirada se posara en ella.

-¿Se encuentra bien? No queríamos burlarnos de usted pero es que fue muy gracioso. Escuché un ruido y de repente el pavo ya no estaba. Vi como se chocó contra la pared y como usted caía con todo. - movía las manos simulando lo ocurrido. Por un momento pude ver a mi hermana Noa en ella. Es más, son muy parecidas físicamente. Pero claro Isabel es mucho más dulce y tierna que el animal que duerme a dos puertas de mi cuarto. ¿No es para comérsela? Sonrío a esta dulce criatura y me agacho para quedar a su altura.

-Bueno, sinceramente, si fue muy gracioso. ¿Crees que debería volver para disculparme? Ahora no tienen qué comer. - recibo una sonrisa como respuesta.

-Creo que tenía razón. Por el golpe de la pared diría que no era comestible.

Con Isabel de la mano regresé al comedor. Para mi sorpresa ya estaba casi limpio. La niña me llevo con sus hermanos y los miró esperando algo de su parte que no tardó en llegar en forma de disculpa por su comportamiento. No se si reírme o llorar. Se supone que quién debería disculparse, estar arrepentida y avergonzada por lo sucedido sería yo, no ellos.

-No se sientan mal. Yo debería pedir perdón. Lo siento mucho, no era mi intención causar este estropicio.

-¿Lo puedes repetir otra vez?- contesta uno de los gemelos recibiendo un codazo de su copia.

-Por mí no habría ningún problema. Pero creo que solo la primera vez es la que marca la experiencia, una segunda sería divertida pero no igual.- ¡Toma ya! ¡Qué reflexión me he pegado yo solita! Ahora me podrán ver como una persona inteligente, no como la persona que les dejó sin pavo. Me siento orgullosa.

-Viendo este giro inesperado de los acontecimientos, la comida se pospondrá unos minutos.- interrumpe el conde aproximándose a nosotros. -De mientras, Marion, Lucía, ¿podríais llevar a la señorita de las Heras a cambiarse?

¿A caso me está llamando guarra? ¡Como lo oiga el Salvat se va a liar parda!¡Con la niña de sus ojos no se mete nadie! Alto Alicia. ¿He comentado ya que parezco la niña del pozo? Alan, cariño, ya no hace falta que vengas. Parezco la cerdita Peggy rebozada en barro y caca.
Ya en el cuarto, las hermanas emprendieron una carrera al armario en busca de un nuevo vestido. Una vez escogido se armó la Tercera Guerra Mundial. Si yo pensaba que mi hermana y yo nos llevábamos a matar estaba muy equivocada. Lo peor de todo esto es que me encontraba en fuego cruzado por una cosa absurda. Quién me iba a peinar. Hasta los del Pressing Catch saldría por patas. Son peores que Alan recién levantado. ¡Madre mía!

-Marion, ¿no ves que queda mejor con el pelo recogido? Resalta su cuello.

-Pero no es adecuado. Aún no sabemos si ha sido presentada a la sociedad. ¿Alicia, ya fue presentada?

-¿Presentada? ¿A quién? ¿Hay comida en eso? Tengo hambre.- Lucía guardó la compostura para soltar una carcajada que retumbó en todo el cuarto.

-¡Lucía!- ladró el nombre de su hermana reflejando su descontento- No la toméis en cuenta. Al cumplir cierta edad, las jóvenes son presentadas en un baile y son cortejadas por los jóvenes que acuden a este. Es un paso importante para convertirse en mujer.- respondió mirando de soslayo a la muchacha blue-eyed.

-No sé porqué seguís insistiendo. En su momento ya opiné al respecto y sigo pensando igual. No quiero acudir a ese estúpido baile. ¿Por qué Alicia no ha ido? Yo no quiero ir.

-Puede que Alicia no haya tenido una buena educación, pero eso no sirve como escusa. Tarde o temprano padre te forzará a ir aunque no sea de tu agrado.

No sé si estas dos se dan cuenta de que estoy aquí. Si la "mama" oyera lo que acaban de decir..... Conozco dos personas que tendrían que correr más que el Correcaminos para no ser alcanzadas por mamá osa. Con lo que me cuesta comportarme en su presencia para no llevarme collejones de su parte y ahora llegan estas dos y tiran por la borda la educación que me ha dado mi madre. Respira hondo Alicia. Respira...

-¿Saben que estoy aquí, verdad? Déjenme decirles que están equivocadas.- me levanto de la silla frente al tocador y camino moviendo los brazos intentando explicarme- He recibido una de las mejores educaciones posibles junto a mi mejor amigo. Sé hablar cuatro idiomas. Puede que suene una locura pero desde que me colocaron este collar mi vida no tiene sentido y no tengo ni idea de qué narices pinto yo aquí cuando debería estar en un centro comercial ayudando a Alan con su cita. Despierto en un lugar desconocido y a la primera persona que veo es una tipa que parece que se ha escapado de la casa del terror de la Warner Bros, sin ofender claro. ¿Y vosotras decís que no tengo educación? Pues perdonad que os diga que parece que sois vosotras las que no la tenéis al hablar mal de mí en mi presencia.- ya está, ya lo he dicho. Ahora es cuando me echan de la casa y me tengo que buscar la vida.

-Eso lo explica todo- razona Lucía- Cuando te encontré traías una ropa muy rara que no debería llevar una mujer. ¿Es verdad lo que dices? ¿No eres de aquí?

-No y no sabía cómo decirlo sin parecer una loca.

-Habrá que solucionar este problema pronto pero por el momento hablaré con padre para que te puedas quedar mientras encontramos el modo de hacerte volver.

No me pregunten como le hice para que me creyeran porque ni yo mismo lo sé. Lo que sí puedo decir es que me he ganado dos aliadas en la casa.



GROSSES BISES


viernes, 21 de octubre de 2016

I HAVE NO HERO

Querido Anónimo:

1 de octubre de 1994
Mi madre, emocionada, corre a decirle a mi padre que por fin está embarazada. 
Me pregunto si deseó que su hijo llegase a ser una persona de gran éxito, o si simplemente esperó que creciese rodeado de amor y felicidad.

5 de abril de 1999
La puerta se abre de un portazo, despertándome. Escucho los gritos de mi padre en el salón, y la voz menuda y entrecortada de mi madre. Discuten sobre algo que no entiendo. Últimamente siempre lo hacen.
Esa noche tengo pesadillas.

20 de agosto de 2002
El otro día encontré una botella de algo que mamá no me deja beber tirada en la cocina. No sé muy bien porque, pero cuando papá bebe de ese líquido siempre actúa extraño y se enfada más de lo normal. Cuando eso pasa, mamá me dice que suba a mi cuarto y que no salga hasta que ella me avise.
Incluso aunque estoy arriba, con la puerta cerrada, metido en mi cama bajo una montaña de mantas, y con mi oso de peluche favorito a mi lado, puedo escuchar los llantos de mamá, y puedo sentir el miedo arrastrándose por el suelo, trepando por las paredes y colándose en mi habitación. Puede sentirlo abriéndose paso dentro, muy dentro de mí, y entonces, mi cuerpo empieza a agitarse de esta forma extraña, como cuando tengo frío, solo que de una manera mucho más desesperada y desagradable.
Así que he estado pensando mucho en esto, y he llegado a la conclusión de que si papá deja de beber todo volverá a la normalidad. Pero como parece no poder hacerlo él solo voy a tirar todas las botellas para ayudarle, de la misma forma que él me ayudaba a atarme las zapatillas, a hacer los trabajos del colegio, o cualquier cosa que le pidiese, porque en realidad papá es el mejor papá del mundo.
Estoy deseando que él y mamá vuelvan a llevarse bien.

19 de diciembre de 2002
Estoy empezando a sentirme bastante deprimido.
Todos mis amigos de la escuela no paran de preguntarme que me pasa, pero realmente no sé cómo explicárselo. Cuando intento hablar, mi boca se seca, y siento como las lágrimas corren hacia mis ojos intentando salir, así que he decidido que seguiré escribiendo como hasta ahora y no se lo diré a nadie. De esta forma es más fácil.
Estos meses las cosas han ido a peor. Empecé a esconder el alcohol de papá, y en vez de ponerse mejor, lo que hizo fue empeorar. Ya no solo se enfadaba cuando bebía, sino que lo hacía siempre. Creía que era mamá la que lo escondía, por lo que empezó a llamarle cosas, que aunque no entiendo, sé que no son buenas, ya que cuando las dice mamá siempre pone esa cara, como la que puso cuando me contó que la abuelita se había ido a un lugar llamado cielo. Una cara muy triste, muy triste. Ella me preguntó que si era yo el que estaba detrás de todo, y le dije que sí. Le dije que aunque aún hay muchas cosas que no logro comprender, que no estaba sola, que hablaría con papá y le contaría que soy yo el que no quiere que beba, y que haré cualquier cosa para que pueda volver a ser como antes. Ella se echó a llorar y me suplicó que no le dijese nada, y que por favor no escondiese más su alcohol. Me hizo prometérselo. 
Así que papá ha vuelto a beber.
Puede no parecer la gran cosa, pero siento como si hubiese perdido algo de vital importancia. Me he dado cuenta de que no hay nada que yo pueda hacer, por lo que ahora mi padre vuelve a ir por ahí con una botella de whisky bajo el brazo, mientras que yo he ganado un enorme hueco en mi pecho.

4 de octubre de 2005
Hoy en clase hablamos sobre nuestro héroe. La maestra dijo que los héroes de verdad no son como los de los dibujos animados, sino personas corrientes que hacen grandes cosas todos los días. Un niño habló sobre su abuelo, que luchó en el ejército. Otro sobre su vecino, que es bombero. Mi amigo Juán habló sobre su tía, que trabaja cuidando a gente en un hospital. Cuando llegó mi turno, me quedé congelado. Empecé a pensar en mi padre, y un sudor frío empezó a recorrer mi cuerpo. Primero pensé como solía empujarme tan alto como le pedía en los columpios, luego sobre aquella vez que por poco me ahogo y él se tiró al agua de cabeza para sacarme. Recordé la expresión en su rostro mientras me preguntaba si estaba bien. Recordé como cuando algo se estropeaba en casa él siempre lo arreglaba, la facilidad que tenía para hacer que lo torcido volviese a ser recto. Ahora ni siquiera es capaz de arreglarse a sí mismo.
Así que tomé una profunda respiración y dije firmemente: -Yo no tengo ningún héroe.-

30 de abril de 2009
Está empezando a hacer calor. A pesar de eso, mamá lleva un jersey hasta el cuello y pantalones largos, no dejando ver ni un centímetro de piel. Se está haciendo bastante obvio así que los vecinos han empezado a hablar. Me pregunto qué pensará mamá de todo esto.  A veces me gustaría meterme en su cabeza, incluso más que en la de papá, para poder comprender en que narices está pensando.
A estas alturas, ya no sé a quién de los dos odio más.

10 de agosto de 2011
He empezado a trabajar de cajero en un supermercado porque papá sigue gastándoselo todo en alcohol, y mamá ha dejado el empleo a medio tiempo que tenía.
También ha dejado de ir a misa.

25 de diciembre de 2013
Mamá masculló hace poco algo sobre divorcio, así que papá le dio otra paliza.
Pienso que papá estaría mejor muerto. Tal vez yo lo mate.

Creo que este año tampoco habrá navidad.
GROSSES BISES



martes, 18 de octubre de 2016

TRAS EL RASTRO DE ALICIA | CAPÍTULO 4

Querido Anónimo: 


¿Por dónde empezar? Bueno, Alan solía hacerme bastante bulling psicológico prácticamente desde que me conoció. Solía gritar por la calle: "¿Ven a este feto con patas de caballo? ¡No hace una mierda por la humanidad! ¡Es una vaga que no tiene novio! ¡Va a morir soltera y rodeada de gatos! ¡Será la tía solterona y esta belleza de persona, osea, yo, va a estar para reírse de sus desgracias!". Creo que si estuviese presenciando el desastre que acabo de crear, ahora mismo estaría gritándome lo patosa que soy y riéndose del momento. Creo que también me haría una foto y la subiría a las redes sociales y le podría de título : Alicia haciendo otra de las suyas, patética modo on. 

Y pensaréis, ¿pero qué narices ha pasado? Pues bien, ¿recordáis el pavo que había en la mesa-desfile? Accidentalmente voló y me hizo volar y yo volé de él. Pero volé de él acá por la arbolada, él voló y se estrelló con la pared y se reventó todito. Y yo gracias a Dios estoy bien y él está ahí no sé como, pero quiero que se mejore.


Os sitúo. El resto de los Rubio entró al comedor. Deberían ser cinco, pero no, fueron seis. Marion entró de la mano de una niña de rubios cabellos rizados recogidos por una cinta imitando una diadema. Supongo que era Isabel. Tras ellas, entraron como un torbellino dos gotas de agua idénticas. Carlos y Fernando, altos, morenos con avellanados ojos. 
El apocalipsis viene a continuación. Mientras que todo esto pasaba, disimuladamente me acerqué al maravilloso pavo ya que no estaba conforme con la proporción que tenía de ese suculento, apetitoso, delicioso, etc. Bicho. Con tenedor y cuchillo en mano me dispuse a cortar un trozo más grande para este cuerpo serrano - Alan, gracias, mi ego está subiendo por tu mala influencia-. Vamos a ver, yo no me mantengo del aire. A mí me tienen que dar de comer. Pero cosas con sustancia, con chicha, no una mierda de trozo que no alimenta ni a la Kardashian.

Sinceramente, yo no estaba preparada para esto. A mí me deberían haber avisado. 
Dos dioses griegos entran conversando a la sala. Cada cual más guapo, más sexy y más buenorro. 
¿Sabes de esos momentos que ocurren a cámara lenta? Pues aquí viene uno. 

De la impresión que me dió, clavé el cuchillo con una fuerza desmesurada al pobre pavo más muerto que Michael Jackson -¡MICHAEL, TE QUIERO, SIGUES VIVO EN MI HEART!- , lo malo es que lo pinché mal y voló. Pero recalco, voló. Todos giraron a ver el escándalo y vieron como los dejé sin comida.
El ave resucitó y quiso emprender vuelo. Yo corrí detrás de él para que no se escapase y, cómo no, todo se volvió en mi contra. Conseguí alcanzar el bicho pero el estúpido vestido se enredó en mis pies provocando que tropezara de la forma más patosa posible hacia delante llevándome conmigo el mantel de la mesa y todo lo que había en ella. El pavo se estrelló contra la pared dejando un bollo más grande que el ego de Alan -imagínate como estaría pa' comer, lo mismo hasta les hice un favor-. Y yo me comí el suelo. 
La vida me dijo: ¿No tenías hambre? ¡Pues come suelo! En mi defensa he de aportar un dato importante, el suelo estaba solo y triste, a si que, decidí abrazarlo para consolarlo un poco.
Un silencio incómodo y más cortante que la hoja de un cuchillo se instauró en la sala. Mi ropa estaba pringada de comida y bebida, pero eso en este momento era lo menos importante. 

-¿Ups?- una sonrisa nerviosa se implantó en mi cara tras lo ocurrido.-Para mí que ese pavo no era comestible....- de repente, una carcajada se escuchó de fondo seguida de otra y otra y otra.....  En definitiva se estaban riendo de mí. Es comprensible, yo también lo haría.
Una mano apareció en mi campo de visión. 

-¿Se encuentra bien?- la voz más ronca y más varonil que jamás había escuchado, procedía de uno de los culpables de este desperdicio de comida. Es más, si no estuviese en estas condiciones tan patéticas, me levantaría y le gritaría: ¡Tú niño, que la comida no se tira! ¡Ahora vas y lo recoges con la lengua!, todo esto seguido de un collejón. Pero esto no es un mundo perfecto y la cruda realidad destroza todos tus sueños (positivismo modo on).

Lo bueno de todo esto es que, mientras que me incorporaba, pude apreciar -acosar o comer con la miraba- a ambas criaturas inmortales. 
Quien me ayudaba a levantarme, se presentó como Marcos. Morocho con gran porte. Derrochaba elegancia en cada movimiento luciendo una sonrisa amplia y brillante, de esas de los anuncios de pastas de dientes que son todas mentiras porque a mí no me han hecho nada, pues de esas. Los hoyuelos que enmarcaban sus perlados dientes y la ausencia de barba le daban un aspecto juvenil y cautivador. Rebeldes mechones sobresalían de su corta cabellera dándole la apariencia de recién levantado. 
No obstante, el joven que yacía bajo el marco de la puerta observando la escena con un rastro de sonrisa en sus gruesos labios, era todo lo contrario a Marcos. Verdosa mirada se encontraba encerrada tras largas pestañas curvadas. Su fina mandíbula mostraba el comienzo de una barba morena que hacía contraste con su claro cabello peinado hacia atrás. Orejas de soplillo aniñaban el rostro varonil del inmortal, quien centró una mirada pícara a mi persona. Hugo Gómez.


GROSSES BISES







martes, 11 de octubre de 2016

TRAS EL RASTRO DE ALICIA | CAPÍTULO 3

Querido Anónimo:




Llevo más de una hora -bueno, quizás no tanto- dando vueltas por la habitación. Con deciros que como siga así le voy a hacer un agujero al suelo, os podéis hacer una idea. Es más, si me hicieran un examen describiéndola lo aprobaría con la nota esa tan grande que yo nunca he tenido. Seamos sinceros, el día que yo saque un 10, algo anda mal. ¡Bueno ya, que me desvío! Total, que me he vuelto a despertar más desorientada que Kiko Rivera de resaca.
Aún sigo pensando qué narices hago yo aquí y todos los caminos van a parar al dichoso collar. Os juro por snoopy que ya he intentado sacármelo, pero es que es imposible. IMPOSIBLE. No se puede. Estoy hasta por echarme a llorar en el suelo porque no hay narices a sacarlo. Es como si estuviese hecho de esa cosa muy resistente que tiene..... De eso mismo.

-¡Vaya! ¡Habéis despertado!

Una voz interrumpe mi momentazo de reflexión. Giro quedando frente a la dueña de esta. Lucía. Una adolescente de mi edad -año arriba, año abajo-. Se encuentra bajo el marco de la puerta expectante a mi respuesta. Luce diferente. No lleva el vestido de la otra vez. A ver, no la estoy llamando guarra, solo que no es escotado como creo que era el otro. Este llega hasta el cuello y no deja piel a la vista. De todas formas, no se nota tanto porque su larga melena azabache cubre la tela. Lo que más destaca en su rostro son sus impresionantes ojos azules. Tiene una mirada gélida impactante. De estas que salen en las películas y la tiene el malo que suele ser calvo, pues de esas. Aunque su parecido con Marion está oculto, basicamente parecen el día y la noche.

-Eh.... ¡Sí! Hola.

-¿Cómo se encuentra? Tiene mejor aspecto.- camina hacia una silla que había cerca de la cama y deposita un vestido en ella - Ya que está despierta, si quiere le ayudo a cambiarse. -señala la prenda- Le he traído uno de los míos. Creo que le estará bien.

-Supongo que gracias. - una mueca intento de sonrisa adorna mi cara - No creo que sea necesario.

-¡Por supuesto que lo es! Hay que bajar a almorzar para que puedas conocer a mis padres.- dijo mientras se dirigía a la puerta - ¡Manuela! ¡Venga!

Una mujer mayor se aproxima al cuarto digno del Hilton y tras pedir permiso agarra el vestido y se dirige en mi búsqueda para encasquetarme los trapos esos. De verdad que he intentado huir pero la mujer es más rápida que sonic. Como puede me quita lo que llevo -no recuerdo haberme puesto un camisón- y me coloca el dichoso harapo, me sienta a la fuerza en una especie de tocador y peina mi enredadera morena.

-Vayámonos ya querida. No los hagamos esperar.- toma mi brazo y me lleva arrastras hacia las escaleras. Estoy empezando a pensar que esto de que me lleven "a trompicones" a todos lados se está volviendo una costumbre. Madre mía. Si parece que vamos a apagar un fuego.

A los pies de las escaleras se encontraban quienes deberían ser los padres de la joven que me quiere arrancar el brazo. Ambos guardaban celosamente un aspecto juvenil envidiable.

-Me alegro de que se encuentre bien y nos honre con su presencia en la mesa, señorita...- la dulce voz de la mujer hacía eco en mi cabeza mientras ella, pacientemente, agarrada a su marido, esperaba una respuesta de mi parte.

-De las Heras, Alicia de las Heras.- estiré mi mano hacia ella, obteniendo a cambio una mirada interrogante de su parte. ¡Qué momento más incómodo! Es como si te dejasen colgado en un "give me 5" , habrá que disimular un poquito. Retiro la mano tendida y la deslizo como si tuviese un capote hacia la espalda dejando entre ver una sonrisa traviesa sin malas intenciones. Solo faltó el "¡Olé!".

-Señorita de las Heras.- el hombre recoge mi mano encarcelada entre la de Lucía y besa su dorso - Deje que le presente a mi amada esposa la Condesa Rubio.

-No le tome mucha importancia al título. Prefiero que me llamen Esmeralda al igual que a mi marido Maximiliano. -sonríe al susodicho.

-Pasemos mejor la conversación a la mesa si gustáis. - propone el Conde.

Bien. Aquí es donde debería morderme la lengua pero sinceramente lo que ven mis ojos no lo creen. Una mesa más larga que una pasarela llena a rebosar de comida. Pero no de cositas "pitiminis" de las que ponen en los restaurantes esos de Barcelona. No, no. Comida de la buena que te obliga a limpiarte la baba nada más verla.

-Me cago en la put...  ¡PUM!- grito estrepitosamente haciendo movimientos con las manos intentando disimular la palabrota que se me iba a escapar. -Una mosca.

Lucía me mira raro ocultando la risa que está por salir de su garganta. Me siento cerca del recipiente de pavo al que pronto le hincaré el diente sin esperar a tantas parafernalias que, al fin y al cabo, me sientan como si colocaran un billete de 50€ delante mía y me dijesen "No lo cojas".
Quienes supongo que serán las sirvientas, cortan trozos del pavo y lo distribuyen por los diferentes platos de la mesa. Nueve platos, cuatro personas en la sala. Vamos a ver, mu' lista no soy pero sé contar, y sobran. O se han equivocado o viene más gente a comer y yo no me he enterado.  Supongo que mi cara ahora mismo es un poema porque ella contesta mi pregunta no formulada.

-Los puestos vacíos son para mis hermanos. Estarán por llegar. Partieron con los Gómez en la mañana. - la miro dubitativa - Sí. Verá, somos seis Rubio. Ya conoció a Marion, es la mayor . Le sigue Marcos y tras este, voy yo. Más tarde nacieron los gemelos Carlos y Fernando. No te fíes de ellos son el diablo en persona. - susurra lo último mirando el plato- Y por último Isabel. La princesa de la casa.

El sonido lejano de caballos se hace cada vez más notorio en el comedor. Y no es hasta que él pone un pie en la sala que experimento la sensación del corazón desbocado.


GROSSES BISES









viernes, 7 de octubre de 2016

TOP 5 COSAS DE TU MÓVIL QUE NO SABÍAS

Querido Anónimo:

Hoy en día, prácticamente todo el mundo tiene móvil. Puede ser de cualquier marca que se te ocurra, más moderno o más antiguo, pero el caso es que lo tenemos, y hemos llegado a un punto en el que lo utilizamos para absolutamente todo. Desde escuchar música o hacer una llamada normal y corriente, hasta hacer la lista de la compra o medir tus pulsaciones, entre otras muchas cosas. Pero aunque sin duda lo utilizamos como si nos pagasen por ello, estoy segura de que hay más de una cosa que tu móvil puede hacer, y que tú desconocías. Por eso te traigo una lista con algunas de esas cosas que seguro te resultarán de utilidad, o como mínimo, te parecerán interesantes.

1.  Algo bastante útil es que son compatibles con el teclado y el ratón. Es decir, que puedes utilizar perfectamente el teclado para escribir en tu móvil sin necesidad de tocar la pantalla del mismo, lo que puede facilitarle bastante la vida a aquellos que tengan los dedos muy grandes en comparación con la pantalla del aparato, o a los que simplemente se manejan mejor con el ratón. Aunque los teléfonos inteligentes no tienen ranura USB, si que cuentan con una ranura micro USB que sirve para conectar tanto ratones como teclados directamente al móvil. Teniendo en cuenta que hay móviles con la pantalla casi tan grande como un ordenador, no es ningún disparate utilizar un ratón y un teclado para más comodidad.


2. Si por algún despiste te dejas las llaves dentro del coche, y el otro control remoto está en tu casa, no hace falta que te desplaces hasta allí, más aun si estás lejos y tu medio de transporte está inutilizable. Lo único que tienes que hacer es llamar a tu casa y que alguien acerque el mando de control al teléfono. Tú mientras deberás mantener tu teléfono a unos 20 centímetros del coche, y al apretar la otra persona el botón, aunque estés lejos de tu casa, los seguros saltaran, por lo que podrás abrir el coche sin ningún problema.


3. Es innegable que los teléfonos son realmente útiles, pero una vez que se le acaba la batería, si no tienes un cargador y un enchufe a mano, no te servirá de nada. Si eres como yo y estar sin batería te parece el fin del mundo, estoy segura de que este truco te salvará la vida en más de una ocasión. Cuando se te agote la batería lo único que tienes que hacer es marcar *3370#, y automáticamente se te activará una reserva de carga que todos los móviles tienen, dándote así hasta un 50% de carga adicional. Cuando vuelvas a cargar tu teléfono, se volverá a recargar y tendrás otra reserva para otra ocasión.


4. Otra cosa muy útil, es que si nos roban el móvil, podemos bloquearlo completamente para que así el ladrón no pueda utilizarlo ni cambiándole la tarjeta SIM. Lo único que tenemos que hacer es conseguir el número de serie del mismo, y si el caso de que nos robasen se llegase a dar, basta con llamar al operador de tu compañía y darle este código. Así aunque no lo recuperes, tampoco otro podrá hacer uso de él.


5. Por último, cualquier teléfono inteligente que incorpore una cámara es capaz de detectar la luz infrarroja. Para ello, simplemente hay que apuntar con la cámara hacia el emisor de luz infrarroja de un mando a distancia, que es la parte donde aparece una pequeña bombilla en la punta, y pulsar cualquier tecla del mando para que se encienda.




Y hasta aquí este top. Espero que te haya gustado y que alguno de estos trucos pueda serte de utilidad. Si sabes de alguno más, déjalo en los comentarios!

GROSSES BISES

martes, 4 de octubre de 2016

TRAS EL RASTRO DE ALICIA | CAPÍTULO 2

Querido Anónimo:


*Flashback*

Seguía el ritmo de la música con los dedos tamborileando la mesa absorta del ruido de la cafetería y de todo lo que allí pasaba. Os pondré en situación, hace media hora que el señorito Alan Salvat debería estar sentado en la silla desocupada de enfrente. Pero recalco que está desocupada. Siendo franca, no hay cosa que más me saque de quicio que la impuntualidad. Lo peor de todo esto es que mi mejor amigo lo sabe y lo hace a propósito. Vale, no. No lo hace a propósito, el pobre viene con retraso de fábrica y por eso siempre llega tarde. ¿Lo pillaron? ¡Venga que es bueno! Retraso de llegar tarde y retraso pues de retraso, ¿qué sino? Vale, vale, quizás no es tan bueno. Pero en fin, para qué sino están los amigos -como yo- si no hacen bulling.

-¡EH! ¡Morena! ¡Despierta!- tan centrada estaba en la nada que ni cuenta me dí de que el rey de Roma había llegado.

-Salvat, ¿qué te tengo dicho de llegar tarde? Tío, que parece que lo haces apropósito. ¿Es eso verdad? Lo haces para que me salgan canas verdes. Pues que sepas que mi genética es lo suficientemente buena para que eso no pase. Has perdido chaval. - le solté la riña más rápido que un coche de F1. Sinceramente, no sé cómo no me ahogué ni cómo el susodicho me entendió. En ese momento me miraba con una ceja alzada esperando algo más.

- A ver morena, no lo hago apropósito. O quizás sí, pero nunca lo sabrás

-Mira que me da igual, ese no es el punto. ¿Qué narices es tan importante como para que me saques de mi casa cuando estaba viendo Juegos de Tronos? Tu cabeza está en juego como no me convenzas - le apunté con el dedo mientras enfatizaba la serie dándole más dramatismo al asunto.

-Si, si. Lo que tu digas.- dijo mientras movía las manos restandole importancia- ¿Te acuerdas del chico ese que te dije, con el que me tropecé en la salida de tu piso? Pues resulta que hoy me ha hablado por whatsapp y me ha dicho de quedar este viernes.

Bien aquí es donde hago una aclaración bastante importante. Mi queridísimo Alan es gay. Si señoras de todo el mundo, el buenorro de Salvat es de la otra acera. ¡Qué desperdicio de niño! ¿Quién lo va a tratar mejor que una mujer? ¡Nadie! -bueno quizás no-. Es simplemente el chico perfecto, para qué mentir. Su rostro es el más varonil que haya visto alguna vez. Está cubierto por pequeños lunares esparcidos por el contorno de su mandíbula cuadrada de la que se puede apreciar el delicado rastro de la barba de unos días. Tiene unas pestañas envidiables, largas y más oscuras que una noche sin luna. Su cabello despeinado está ligeramente echado hacia atrás dandole un aspecto sexy. La camiseta negra se le ajusta con maestría a su cuerpo marcando su trabajo de operación bikini. Pero lo que mejor le sienta son los tatuajes que rodean sus biceps. Vamos que a cualquiera se le cae la baba con este bombón. No me sorprende que llame la atención de mi vecino Diego -aunque el tampoco está muy mal que digamos (sonrisa perversa)- os voy a desvelar un secreto, yo he nacido con un único objetivo en esta vida: cambiarle de acera.

-¿Y bien? ¿Eso era todo? ¡Que le corten la cabeza! - salté de la silla llamando la atención de los presentes mientras practicaba mi momento a lo Queen of hearts.  -Te voy a decir algo, ¿ves eso que está en tu mano? Se llama móvil, y sirve para comunicarse con las personas a distancia. - contesté "relajadamente".

-Alto ahí Ali, que no es para tanto. Si ya has visto la serie más veces de las que deberías - metió en mi boca unas cuantas servilletas en un intento de callarme. ¿Lo vieron? ¡Servilletas! Me quiere matar. Definitivamente me quiere matar, si no es su belleza, son las servilletas. - Necesito consejo. Más bien te necesito para.....- él seguía hablando de algo que no presté atención porque fue escuchar "te necesito" y mi mente me trasladó a una casa en el campo, niños corriendo por el pasto en busca de su padre quien venía con una sonrisa hacia su esposa, osea yo y Alan. - Y por eso es que... ¡Alicia de las Heras! ¿Me estás escuchando? - salí de mi empanamiento tan rápido como entré.

-Claro que si. Me necesitas.

-Bien pues vámonos.

-¿A dónde? 

-Niña tonta. Pues a dónde sino. A comprar ropa para mi cita.

Salí de la cafetería arrastrada por Alan quien parecía tener mucha prisa porque no le veo otro motivo para sacarme del local y descolocarme el brazo. Llegamos al centro comercial que había a dos calles de la cafetería para arreglar "el desastre de vestimenta" que decía tener mi amigo.

-Querida- me llamó la persona que sostenía mi brazo e impedía mi ingreso a la tienda. Se trataba de una señora mayor que daba a pensar su posición social, puesto que su ropa se encontraba sucia y gastada.

-¿Desea algo?- a ver..... yo puedo ser cortés si me lo planteo.

-He visto tu luz interior llegar a mí como la luz del sol más deseada el la oscuridad de este triste edificio.

-No la comprendo. - tiraba de mi brazo disimuladamente para soltarme de su agarre. ¡Sí que era fuerte la mujer!

-Vi tu futuro a través de tu aura. Te espera un largo camino por recorrer pero te falta la flecha que te indique como llegar.- respondió mientras se quitaba el collar que adornaba su cuello y lo colgaba en el mio. -No temas a lo que está por venir, eres fuerte e inteligente. La elegida entre otras muchas. Lo harás bien.

Y se marchó dejándome en la entrada de la tienda más tiesa que una estatua y más desorientada que una brújula con un imán al lado.

*Fin del Flashback*


GROSSES BISES


jueves, 29 de septiembre de 2016

RESEÑA: THE YOUNG ELITES, MARIE LU

Querido Anónimo:

Hablemos sobre el libro “The Young Elites”.

  

  Autora: Marie Lu

  Editorial: Hidra

  Año de publicación: 2014

  Género: fantasía, distopía

  Páginas: 432

  Precio: 16,50 €



Sinopsis


Adelina Amouteru es una sobreviviente de la fiebre de sangre. Hace una década atrás, una mortal enfermedad barrió con su nación. La mayoría de los infectados murieron, mientras que unos niños que sobrevivieron quedaron bajo marcas inconfundibles. El pelo negro de Adelina se tornó plateado, sus pestañas palidecieron, y sólo tiene una cicatriz allí donde tenía su ojo izquierdo. Su cruel padre cree que es una abominación, una malfetto, que arruina el buen nombre de la familia y que está en el camino hacia su fortuna. Pero se rumorea que algunos de los sobrevivientes poseen más que cicatrices; se cree que tienen misteriosos y poderosos dones, y aunque sus identidades son un secreto, han sido llamados los Jóvenes Élites.

Personajes


Teren Santoro trabaja para el rey. Como líder del Eje de la Inquisición, es su trabajo buscar a los Jóvenes Élites y destruirlos antes de que destrocen la nación. Él considera que ellos son peligrosos y vengativos, pero tal vez sea Teren quien posee el secreto más oscuro de todos.

Enzo Valenciano es un miembro secreto de la Sociedad de las Dagas. Esta secta secreta de Jóvenes Élites busca a otros como ellos antes de que el Eje de la Inquisición lo haga. Pero cuando encuentran a Adelina, descubren a alguien con poderes nunca antes vistos.

Adelina quiere creer que Enzo está de su lado y que Teren es el verdadero enemigo. Pero las vidas de los tres colisionarán en formas inesperadas, cada uno peleando batallas diferentes y personales. Sólo una cosa es segura: Adelina tiene habilidades que no deberían existir en este mundo. Una vengadora oscuridad en su corazón. Un deseo de destruir a todos los que se crucen en su camino.

Es mi turno de usar. Mi turno de hacer daño.


Opinión


Resumidamente, Adelina es una malffeto, una víctima de la llamada “fiebre de sangre”, la cual acabó con la vida de miles de personas y dejó diferentes marcas en los niños que sobrevivieron a ella. En el libro se nos plantea a estos malffetos de dos formas diferentes: están los que los ven como enviados de los mismísimos Dioses, teniendo algunos incluso increíbles poderes, como es el caso de Los Jóvenes Élites, y luego están los que creen que no son más que simples abominaciones, y que solo causan dolor y destrucción. Por esto se crea La Sociedad de la Daga, formada por los Élites, los cuales luchan por acabar con los reyes y sus injusticias, que ven a los malffetos como monstruos, despreciándolos y creyéndolos seres inferiores. 

Para mí, este libro ha sido como uno de esos que te encuentras de vez en cuando por casualidad, que decides leer porque la sinopsis no parece del todo mal sin hacerte muchas ilusiones de que sea el descubrimiento del año, y que al final, acaba sorprendiéndote muy gratamente. Desde el principio te das cuenta de que la protagonista no es, ni de lejos, la típica heroína que cabría esperar de un libro de fantasía como este. De hecho, conforme avanza la historia, más claro queda que ni siquiera es una buena persona. Bueno, no es realmente que ella sea mala, en realidad por lo general tiene buenas intenciones y está dispuesta a sacrificarse por aquellos a los que ama, es solo que las personas, por muy bunas que podamos ser, también tenemos un lado oscuro, y en el caso de Adelina este lado sale a la superficie con más frecuencia e intensidad de lo que lo hace su lado bueno. Ella literalmente se alimenta de la oscuridad, lo cual desencadenará múltiples conflictos no solo con la gente que le rodea, sino con ella misma. Pero justamente esta protagonista tan inusual es lo que más me gusta del libro, aparte de lo bien planteado y retratado que está el tema de los poderes de los Élites, pareciéndome muy interesante el enfoque que la autora le da a los distintos tipos de energía que existen y que dan lugar a cada uno de los distintos dones. 

Los personajes secundarios también están muy bien desarrollados, aunque al ser el primer libro de la saga no profundiza tanto en ellos, centrándose la historia casi por completo en Adelina. Aunque esto no es nada malo, ya que como acabo de decir, lo que de verdad me fascina del libro es la protagonista. Sé que algunos pueden llegar a odiarla por algunas de las decisiones que toma y por lo fría que es a veces, pero en mi opinión, es gracias a lo oscura que puede llegar a ser Adelina lo que lo hace un libro tan extraordinario. Y no solo es ella, sino que estoy convencida de que todos los Élites ocultan algo, o por lo menos la mayoría de ellos. Tampoco nos olvidemos de nuestro villano, Teren, que no puede ser más manipulador, psicópata e insensible. Espero que en los siguientes libros desarrollen más a todos estos personajes y nos muestren todos esos secretos que se pueden entrever y más de la oscuridad que se plantea en el primero. 

Adelina está constantemente luchando contra esta oscuridad para encontrar la bondad en su ser, pero la cuestión es que eso es lo único que de verdad le pertenece, y lo único que le hace poderosa, por lo que si renuncia a ella, también estaría renunciando a sí misma. Todo esto se convierte en una espiral de frustración y dolor para ella, lo que le hace replantearse constantemente toda su filosofía de vida, todo en lo que ella cree y debe creer, convirtiéndola en un personaje sumamente complejo. 
Luego está, como no, nuestro protagonista masculino, e interés amoroso de Adelina, Enzo, el cuál es también un personaje bastante bueno. No es tan original, ya que es como los protagonistas suelen ser, es decir, guapo, fuerte, carismático y encantador (aunque esto último solo cuando quiere), pero también es frío y distante, y como la mayoría de los personajes, mantiene la atmósfera misteriosa del libro. Lo que si me decepcionó un poco fue que no hubo demasiado romance. Aunque es cierto que la historia no se centra en eso, me dejó a la espera de algo más. 

Y por último, el final. OMG. ¿Qué puedo decir de semejante final? Pues sinceramente, que nunca me hubiese imaginado que acabaría de una forma tan absolutamente impactante. No estoy segura de que me guste, ya que aún estoy tratando de asimilarlo, pero creo que es valiente que la autora haya decidido arriesgarse de esa forma. No he leído los siguientes libros, por lo que no tengo ni idea de si las cosas se quedarán como están, pero algo me dice que esto no puede quedarse así, sobre todo cuando en el libro mencionan que es posible que exista un Élite que tiene ciertos poderes que serían muy indicados para esta situación. O tal vez, solo sea yo tratando de aferrarme desesperadamente a lo que quiero que pase. 

De un modo u otro, The Young Elites es un libro increíble, que en más de una ocasión te robará el aliento y que te dejará con ganas de más tras cada capítulo, por lo que si te gustan las distopías, sin duda te enamorará.

GROSSES BISES

martes, 27 de septiembre de 2016

TRAS EL RASTRO DE ALICIA | CAPITULO 1

Querido Anónimo:



Me remuevo entre las sábanas que me tienen presa para poder cambiar de postura y seguir durmiendo plácidamente. Sinceramente no sé de donde narices ha sacado mi madre estas mantas, juraría que ayer pesaban menos. Tampoco me voy a detener mucho en pensar si las sábanas son de Zara Home o del Ikea, pero de que son calentitas lo son. De repente, siento como alguien coloca un trapo mojado en mi frente. Está frío. ¿Estaré enferma y por eso deliro pensando en colchas? Que patético, debería estar pensando en Jon Kortajarena sin camiseta montado en un unicornio y rescatandome.
 Se empiezan a escuchar voces lejanas. Como no afine el oído la llevo clara para enterarme. No me juzguen, lo de cotilla viene de familia. Creo que lo de cambiar de postura antes no ha sido tan buena idea como pensaba, tengo el culo entumecido. Necesito seriamente salir de aquí y estirar las piernas.
Me incorporo lentamente haciendo más maniobras que los hombres esos que movían las palas para que aterrizaran los aviones. ¡Madre mía, sí que pesan! 

-Ya se está despertando, Marion. ¡Isabel, llamad a madre!

-Tranquila querida no os levantéis de una vez u os hará mal. - dijo la dueña de la mano que yacía en mi frente sujetando el paño.

No respondí nada a aquello, no es que no quería. No podía. Notaba la garganta reseca, me sentía peor que el cantante de Metallica después de un concierto. Bueno, quizás es un poco exagerado. Me detengo a observar a la joven de mi derecha. Su dorado cabello está recogido en un moño perfectamente colocado a la altura de la coronilla adornado con una trenza a su alrededor. Sus ojos marrones destacan tras unas tupidas pestañas dándole un aspecto inocente a su mirada. Tiene el rostro fino y delicado como las muñecas de porcelana de la casa de mi abuela, pero ella no da miedo, al contrario, su sonrisa es acogedora y amable. Lo que más me llama la atención es su vestimenta. Parece que se ha escapado de una fiesta de disfraces o algo por el estilo, le queda bien , me gustaría tener uno de esos de no ser por como le frunce la cintura. ¡Madre mía, se va a asfixiar! No recuerdo en ningún momento haberme dormido y mucho menos en una habitación como esta.
Vamos a ver Alicia, piensa qué narices has hecho para despertarte en un cuarto desconocido más grande que el de tu hermana y el tuyo juntos.

-¿Cómo se siente?

La joven me ayuda a incorporarme y me da a beber un poco de agua. Carrasqueo un poco y me dispongo a hablar:

-¿Dónde estoy?¿Qué ha pasado?¿Quién eres?- una risa interrumpe mi interrogatorio.

-Se encuentra en el condado Rubio- habla la segunda voz en la habitación - Mi nombre es Lucía y ella es Marion. La encontramos en las caballerizas recostada en el pasto con alta fiebre. Decidimos cuidarla hasta que se recuperara. ¿Sabe qué hacía allí?- negué en respuesta.

Intenté recordar en vano.... Un momento... ¿condado? , ¿caballerizas? ¿Pero qué demonios? Algo en mí hizo clic y millones de imágenes surcaron mi mente refrescandome la memoria. Esto no puede ser posible, tiene que ser una broma de Alan lo más seguro. Una carcajada surge de lo más profundo de mi garganta.

-¡Alan! Muy gracioso, por un momento pensé que estaba en otra época. Esta vez si que te lo has currado campeón. Por poco me lo creo- grito a pleno pulmón. - ¡Chaval, hasta has contratado actrices! Hay que admitir que su papel lo están bordando. ¡Ya puedes salir de tu escondite y burlarte de mí! - pego un salto y salgo de la cama- ¡Madre mía, que pedazo de cuarto!

-Disculpe, ¿pero de qué está hablando? Debería descansar un poco más para que la fiebre se vaya del todo. - menciona la joven rubia cuyo nombre ahora sé que es Marion.

-Creo que está delirando. ¿Qué es un Alan?

-No os hagáis las suecas conmigo que ya os he calado. ¡Alan, sal ya!- los brazos de Marion impiden que siga caminando por la habitación y me devuelven a la cama.

-Señorita no se de qué está hablando. Haga el favor de recostarse hasta nuevo aviso.- su sonrisa fue acaparada por un semblante serio y frío. Ahora entiendo cuando dicen eso de "si las miradas mataran estaría a tres metros baja el suelo", lo mismo he hecho un popurrí de ideas pero yo me entiendo.

-Entonces, ¿no es una broma? ¿De verdad que estoy aquí? ¿Aquí?

Lucía me muestra una sonrisa digna del gato de Cheshire.

-Estamos en 1745 querida.

Si ahora mismo tuviese un folio al lado de mi cara perfectamente podrían decir que somos primos hermanos. Rápidamente me llevo la mano al pecho por el asombro y algo frío impacta contra esta. Y es ahí cuando noto la esmeralda del collar. Retiro lo dicho. No podrían decir que soy prima de un folio, más bien le podría quitar el puesto a la niña del exorcista.  Me enderezo de la cama como si tuviese un muelle. Mala idea. Todo se está volviendo más oscuro que la boca de un lobo.

-Maldita gitana.

Es lo último que llego a pronunciar antes de caer inconsciente.




GROSSES BISES







jueves, 22 de septiembre de 2016

RESEÑA: CARTAS DE AMOR A LOS MUERTOS, AVA DELLAIRA

Querido Anónimo:



Hablemos sobre el libro "Cartas de amor a los muertos".

Autor: Ava Dellaira 

Editorial: V&R

Año de edición: 2015

Género: ficción literaria

Páginas: 350

Precio: 15,00 €


Sinopsis

Este libro se centra en Laurel, una chica de unos 15 años que acaba de perder a su hermana mayor, May. Para Laurel, May era la persona que más quería y admiraba en el mundo, por lo que el perderla, junto a otras cosas que hacen que su vida sea más difícil que la de una adolescente normal, hacen que entre en un estado bastante depresivo, haciendo que su transferencia a un nuevo instituto y su integración en él se conviertan en algo muy difícil. En una clase de inglés, la profesora les pone la tarea de que escriban una carta a una persona que haya fallecido, y Laurel decide escribirle a el famoso Kurt Cobain, ya que siente que algo los une.

"Kurt, siento como si conocieras a May, Hannah, Natalie y a mí. Como si pudieras ver dentro de nosotras. Cantaste sobre el miedo, la ira y todos los sentimiento que las personas temen admitir. Inclusive yo. Pero sé que no querías ser nuestro héroe. No querías ser un ídolo. Solo querías ser tu mismo. Solo querías que escucháramos la música."


En la carta le habla sobre su vida y sus pensamientos más profundos, los cuales no se había atrevido a compartir con nadie. Por esto ella siente que la carta es demasiado personal como para entregársela a la profesora, pero no impide que ella siga escribiendo estas cartas a diferentes famosos con los que tiene algo en común, revelando cada vez más y más sobre su pasado y el de su hermana, y también sobre cómo intenta afrontar la vida con el vacío que ésta dejó.

"Hay ciertas cosas que no puedo contar a nadie, excepto a la gente que ya no está aquí"


Opinión

Cartas de amor a los muertos es un libro escrito tan brillantemente, que te hace ponerte completamente en la piel de Laurel y sentir lo mismo que ella. En sus cartas puedes apreciar cómo percibe las cosas y la manera en la que le afectan. Aunque nunca hayas experimentado nada igual a lo que está viviendo, te hace ser capaz de entenderla y empatizar fácilmente con ella, lo cual no es algo tan fácil de conseguir. Pienso que una de las cosas que hacen posible esto, es la forma en la que el libro está escrito, ya que está en formato epistolar, es decir, son únicamente las cartas que Laurel escribe, con lo que hace parecer como si fueses tú mismo el que está escribiendo a las diferentes personas que se nombran. Aparte de esto la historia te atrapa en seguida, y aunque solo se trata de la vida de una chica, se hace muy interesante poder ver el mundo tal y como lo conocemos, sin ningún elemento de fantasía ni ficción, pero con los ojos de Laurel y su particular forma de pensar. Otro punto a favor de este increíble libro, es el hecho de que te permite conocer algunos detalles interesantes de la vida de famosos como Amy Winehouse, Jim Morrison, Janis Joplin o el ya mencionado antes, Kurt Cobain, entre muchos otros. Ava nos muestra también sus defectos y frustraciones, haciéndolos ver como las personas que eran, en vez de solo como el famoso que conocimos, pudiéndonos identificar con alguno de ellos y por lo tanto haciéndolos mas cercanos. Conforme avanza la historia vemos como estas cartas tienen un efecto casi terapéutico en Laurel, y como le ayudan a ir aceptando poco a poco cosas que aunque ya sabía, pretendía ignorar.

"Cuando les escribí cartas a todos ustedes, encontré mi voz. Y cuando tuve una voz algo me contestó. No en una carta. Sonó en una nueva forma de canción."


Por último, creo que otro de los motivos por los que el libro se hace tan emotivo y entretenido, es por el hecho de que los personajes que aparecen en él son muy diferentes los unos de los otros y cada uno tiene su forma de actuar, su forma de ver el mundo, y sus problemas, pero a su vez esta singularidad les hace iguales, ya que comparten el tener todos distintas peculiaridades.

"Cada uno de nosotros es raro de un modo distinto, pero al estar juntos esa rareza se vuelve normal"



En resumen, "Cartas de amor a los muertos" es un libro del que no me arrepiento para nada de haber leído, y que se ha ganado un hueco en mi corazón. Siendo una historia aparentemente normal, conforme recorres sus páginas te das cuenta de que en realidad es de todo menos ordinaria, y que oculta una profundidad pasmosa, por lo que sin duda alguna te recomiendo este asombroso libro.


GROSSES BISES

miércoles, 21 de septiembre de 2016

TRAS EL RASTRO DE ALICIA | SINOPSIS

Querido Anónimo:


Aquí es donde debería decir algo como: los primeros rayos del sol acariciaban mi rostro y me daban un dulce despertar como todas las mañanas (agregad una sonrisa de mi vida es perfecta) ¡Mentira!
Una vez más, aquel pequeño artefacto, colocado en la mesita de noche, arruina mi existencia. Con los ojos aún cerrados alargo el brazo en busca del responsable de mi desdicha y voy tanteando con la mano hasta encontrarlo. Pulso lo que creo que podrá callarlo sin éxito. ¡Venga ya! El sonido se cuela en mi sistema perforando cada rincón a su paso con la intención de despertarme, cosa que no va a pasar otra vez. Harta, lo cojo y lo lanzo a la nada sin saber donde caerá, pero de algo ha servido porque ya no se le escucha.
Siempre he pesado que no hay cosa más horrorosa en esta vida que escuchar el estridente ruido del despertador recordándote lo miserable que eres al no poder dormir más porque has cumplido el plazo. Creo que este es el cuarto o quinto despertador que rompo en una semana. A este paso no me  volverán a comprar otro y tendré que utilizar el móvil en su puesto, pero a ese si que no le hago pupa, entiéndanme eso no se repone así tal cual, ni que fuese Amancio Ortega.... Fue el último día que escuché al objeto demoníaco que acababa con ese "y que sueñes con los angelitos". De todas formas no le iba a echar de menos.
Debería presentarme y hablar un poco sobre mí y qué pinto aquí. Pero colega eres tú el que te has metido. Solo te puedo decir que me llamo Alicia y que la otra noche cuando me fui a dormir no me imaginé despertar con ropa de otra época y en otro siglo.

GROSSES BISES

viernes, 16 de septiembre de 2016

NIGHTMARES

Querido Anónimo:



Es curioso como durante la noche todo parece transformarse. Cuando la luna sale y las calles se quedan en silencio, todas las historias sobre monstruos y fantasmas que antes sonaban absurdas, de repente parecen ser tan reales como la suave respiración de sus hermanos mientras duermen. Quisiera meterse en la cama de alguno de ellos para así ahuyentar todos los horribles pensamientos que están aflorando en su mente, pero John sabe que eso solo desembocará en burlas de sus hermanos mayores a la mañana siguiente, y es que ser el menor de cinco hermanos nunca ha sido fácil para él. Cuando su padre aún vivía, solía ponerse de su lado y hacer que cesasen las mofas hacia él, pero desgraciadamente, ahora quien tiene el poder es el mayor de sus hermanos, Simmon, al cual no le puede importar menos que John sea molestado sin descanso. Esa misma tarde, Joffrey había estado contando a John una historia sobre brujas devoradoras de niños, con el motivo de asustarlo, y aunque en su momento se había mostrado muy valiente y escéptico, ahora debía admitir que sentía algo de miedo. Súbitamente, la posibilidad de que una bruja entrase en la habitación, lo arrastrase fuera de la cama, y lo llevase lejos, muy lejos, donde nadie pudiese oír sus gritos, cobraba una fuerza atronadora, que hacía que su corazón latiese con tanta fuerza como el viento azotando la ventana en una tormenta de invierno. Nada podía hacer John con todas esas sombras arremolinándose alrededor de su cama, y con todos esos sonidos que pasaban desapercibidos durante el día, pero que ahora rasgaban la noche como truenos y mantenían al pequeño en constante alerta. Nada podía hacer más que apretar los dientes, cerrar los ojos con fuerza, y esperar a que la mañana llegase y que con sus rayos desvaneciese de su mente todos los monstruos y fantasmas, y con ello, convertir el ruido incesante de la noche, en un silencio oculto.


GROSSES BISES



martes, 13 de septiembre de 2016

WONDERWALL

Querido Anónimo:


Wonderwall sonaba en la radio, inundando el silencio que reinaba en la sala. Ella se encontraba recargada en el cristal, apreciando el cielo gris y el resbalar de las gotas en la ventana, dejando escapar pequeños suspiros que empañaban este. Algo llamó su atención. Más bien, alguien. Dos personas cruzaban la calle con rapidez intentando no mojarse. No se podía ver con claridad el rostro de ambos, pero la figura del pequeño le hizo saber de quién se trataba. De repente, se vio a ella misma otra vez en ese frío banco sujetando el libro en la mano reviviendo el suceso como si fuese ayer.

Los gritos y el llanto desesperado de la muchacha hacían que su corazón se quebrara. No podía mirar la escena sin que lágrimas traicioneras resbalasen por sus sonrojadas mejillas. No sabía qué hacer, solo estaba allí; parada de pie con la mirada vacía. La muchacha se aferraba al cuerpo sin vida del hombre y suplicaba a todos los dioses su regreso. La noticia calló como una jarra de agua fría que nadie esperaba y menos ella, quién no sabía como darle su apoyo a la joven viuda. Todos los allí presentes murmuraban entre ellos el estado en el que se encontraba, haciendo notar que ella sería la comidilla que daría a hablar esta semana. 

Recordaba vagamente haber visto a los enamorados pasear cogidos de la mano junto a su pequeño hijo de cinco años. Este, corría detrás de las palomas intentando cazarlas, dando torpes zancadas sobre la hierba del parque y manchando las botas. El viento movía la cabellera rizada y rebelde del pequeño, desordenando a su paso lo poco que quedaba de su pulcro peinado. El delicado rostro de la criatura lleno de pecas como constelaciones en el sistema solar, era adornado por una sonrisa traviesa que daba a pensar cuáles serían sus intenciones después de cazar el ave. Tupidas pestañas adornaban sus verdosos ojos, grandes y cautivadores para su edad. Se escondió tras un árbol y esperó al acecho que las palomas se acercaran y saltar sobre ellas, empezó de nuevo su juego de persecución del gato y el ratón. Desapareció de mi vista al igual que sus progenitores.
Si tan solo ella supiera lo qué ocurriría, si tan solo hubiera parado al pequeño cuando pasó por su lado, si tan solo hubiese visto el coche venir.......  Su hermano jamás habría abandonado a su familia y ella no lloraría al ver el vivo retrato de él en el pequeño.


GROSSES BISES